Guadalupe se rodea de pueblos encantadores de indudable atractivo serrano, paisajes arrebatadores, aromas siempre limpios. Ecosistemas prácticamente únicos en Europa donde podrás disfrutar del acecho de águilas y buitres, zorros, jabalíes, ciervos o corzos en el camino y siempre una naturaleza salvaje que abraza todos los sentidos de la vida.